Reflexión de Pandemia

En este contexto de aislamiento podríamos analizar varios aspectos. Sinfín de cuestiones que van desde lo económico, lo político, social, cultural, familiar, etc. Si buscamos una transversalidad, aquel palito de brochette, el análisis las TICs pueden atravesar todo lo ya mencionado. Tan infladas al inicio de la pandemia y más pinchadas que bolsa de azúcar en estos momentos.
En el mundo educativo proliferan videos de whatsapps con parodias de profes felices con TICs versus profes “luchando” contra la realidad del trabajo con TICs. Y nos reímos para no llorar pero la pregunta es: ¿qué pasó en realidad? ¿si gran parte de los estudiantes tenía celular? Evidentemente no ha sido suficiente.
Entonces ¿cuál es la brecha digital? Lo primero que tenemos que hacer es salir del determinismo. El acceder (lo cual ya es mucho ) no es garantía de progreso, ni desarrollo por sí mismo aunque sea un gran avance. Existen dos barreras más, una cultural que indica la ausencia de capital educativo para utilizar esas TICs ¿tiene las herramientas a disposición? ¿sabe usarlas?. Y la tercera y última que refiere al ¿cómo y el para qué usar las TICs? ¿Las TICs se usan para beneficios colectivos?
Por ello varios autores ya hablan de la idea de apropiación digital donde el artefacto es tomado de modo significativo, se lo hace propio y se lo incorpora a la vida cotidiana.
Aquí está la cosa. Según Benítez Larghi la mayoría de los y las jóvenes utilizan las TICs para entretenerse, en segundo lugar las usa comunicarse y en tercer lugar las usa para fines educativos. Asimismo nuestros estudiantes tienen desiguales trayectorias digitales. Según este estudio si bien los estudiantes de clases populares acceden a computadoras, los estudiantes de clases medias o altas tienen computadoras desde más tiempo y mayor variedad de objetos tecnológicos como smartphones, tablets, consolas, etc. Otro detalle, también varían la calidad de las conexiones, las clases medias y altas acceden a un mejor internet (cuentan con wi-fi y abonos en sus celulares). Va complejizándose el panorama, sin contar que nuestros estudiantes ya no se sientan frente a una compu, se sientan frente al celular: el aparato número uno en acceso a tecnología. Finalmente, tengamos en cuenta que este estudio de realizó mientras existía el programa conectar igualdad. Hoy la realidad es mucho más cruda..
A nivel estructural más de un tercio de la población no tiene Internet fijo. Según datos de la Cámara Argentina de Internet, en nuestro país 65 hogares de cada 100 tienen accesos a internet fijo. Un promedio que desdibuja valores: provincias con casi 100% de hogares con acceso fijo a internet como Tierra del Fuego, Antártida e islas del atlántico Sur, y otras como Formosa con 30%. En nuestra provincia el 40% de los hogares cuentan con Internet fijo. Aclara el informe “Si bien Argentina tiene una buena tasa de penetración promedio de internet, las características de nuestra vasta geografía y la dispar densidad poblacional hace que el mayor desarrollo de redes y servicios de los grandes operadores se concentre principalmente en las grandes ciudades.”
Un acceso desigual a las TICs, diferente calidad de conexión y estudios que muestran que el acceso también varía según género. Además de las TICs, se suma la desigualdad para atravesar toda la realidad. Como si fuese poco el Estado provincial dejó a su suerte a los y las docentes la resolución de todos estos conflictos. Brindó ínfimas respuestas y negó el derecho a paritarias. Un Estado provincial que desde hace años sostiene el miserable ítem aula y negocia paritarias a la baja “para mantener las cuentas en orden”. Paradójicamente la provincia está en una crisis fiscal sin precedentes, y para este 2020 el aguinaldo viene en modo pizza (en modestas porciones)
Ante este panorama ¿qué podemos aprender en este contexto y con gobiernos que sostienen a la educación como un gasto? ¿que se aprende?
Aprendimos que en Pandemia los y las docentes hemos sostenido la educación, siendo imprescindibles en todo este tiempo.
En los tiempos de Covid19 se puso sobre la mesa el teletrabajo y en resolución conjunta entre Ministerio de Trabajo y el Ministerio de las mujeres se reconoció la licencia al referente del hogar que cuida niños o niñas menores de 6 años, la adecuación horaria para estos casos y la desconexión digital como nuevo derecho.
Entendimos entonces que cualquier resolución se consigue con participación sindical activa y acompañando a los colectivos que expresan demandas legítimas.
Algunos recordaron por qué somos esenciales, otros nos dimos a la tarea de fortalecer la organización para no claudicar en las luchas. En nuestra provincia nos queda mucho camino por recorrer, hay educación pública que defender, más derechos por conseguir y conquistas salariales que preservar.

La agrupación Celeste está a su disposición compañeros y compañeras.
Profe. Nicolas Barroso. Editorial La Celeste.

Referencias:
● https://www.cabase.org.ar/el-70-de-los-hogares-con-internet-contrata-el-servicio-de-banda-ancha-en-combo-con-tv-paga-yo-telefonia/
https://ri.conicet.gov.ar/handle/11336/77552
https://www.bancariabancario.com.ar/article/show/2045

Deja una respuesta