La transversalidad de las luchas

Pensaba en esta necesidad de buscarle títulos y clasificaciones a todo en este mundo. El cómo vamos creando nombres y categorías para darle sentido a nuestras vivencias y diferenciar esto de lo otro. Así cada vez más nacen nuevas perspectivas y se multiplican para generar un mundo de opiniones ¿Ahora porque ante la variedad siempre se nos aparece un pensamiento único? Y es que desde hace un tiempo hacia acá se pregona que las interpretaciones individuales y las vivencias tienen un valor y status científico mientras se desarrolle la metodología correspondiente. Y no quiero ir contra eso, sino que a veces se confunde esta noción. Porque en este discurso individual se busca el “trasfondo” “lo común a un grupo”.
Con este “ruido” me acercaba el día jueves 02 de Julio a Peatonal y San Martín para acompañar a los compañeros y compañeras municipales de Capital con su conflicto salarial irresuelto.


En un clima donde prima lo heterogéneo resulta fundamental encontrar los puntos comunes. En este sentido los movimientos obreros y sus conducciones pueden haber alternado posiciones de diálogo y confrontación con los empleadores, sin embargo ante las embestidas más crueles siempre debe primar la unidad de las y los trabajadores. Como docentes tenemos el mismo patrón: el estado. Podremos decir que no es la misma administración en términos administrativos. Sin embargo, si lo es en términos políticos y no tiene que ver con un partido político sino lo que representa cierto Radicalismo como proyecto político y social.
Un proyecto político que valora los emprendedores de la jungla de cemento, por ello manda a los y las docentes a trabajar en modo virtual y que los emprendedores de la educación cubran sus costos. Habla de proyectos al estilo empresarial, poco o nada de proyectos colectivos. Y es que si bien hoy administran el Estado consideran lo privado más relevante que lo público.
Es el mismo proyecto que hace creer a los trabajadores y trabajadoras que cumplen funciones de gerencia que son jefes. Por este motivo directores de Hospitales pueden salir a cuestionar a sus propios trabajadores en vez de sumarse a las denuncias de los compañeros y compañeras de la salud. Las mismas van desde faltas de insumos, ausencia de rotación, falta de estabilidad laboral, residentes en pésimas condiciones hasta ausencia de paritarias. Y todo esto en una Pandemia.
Algunos sectores del sindicalismo cuestionan la vinculación de lo político-partidario con aspectos sindicales, lamento decirles que esto no tiene que ver con partidos políticos sino con el Rol que se les da a las y los trabajadores estatales. Entendernos como compañeros y compañeras de trabajo es primordial y menester para no perder conquistas salariales.
Si la gestión municipal asegura que no puede pagar más de 10 mil o 12 mil pesos por mes a mis compañeros de trabajo ¿que garantiza que esa gestión en consonancia con la gestión provincial no busquen “disminuir costos”? Y con ello nos referimos a nuestros magros salarios. ¿Creemos desde nuestra percepción que las paritarias estatales son prioridad para estas gestiones? ¿Los salarios dignos son prioridad?¿Que garantiza que no quieran cuestionar las paritarias y titularizaciones pasadas en pos de la eficiencia?
Como corolario de todo esto nos encontramos ante una violentisima represión el día domingo 5 de Julio que terminó con nuestro secretario general y miembros de la comité provincial detenidos por participar en dicho conflicto e imputados por “violar el aislamiento social”. Ante esto se antepuso la movilización el día 07 de julio con distanciamiento social y el gobierno ofreció un bono miserable mientras suspendía a quienes se habían manifestado. Ante las violentas respuestas y clara falta de voluntad de diálogo ¿Algún compañero o compañera puede asegurar que esto NO va a suceder en el ámbito educativo’
Yo sí, creo que no sucederá en la medida que exista una oposición congruente y una defensa del salario en todos los estamentos del Estado. Somos el Gremio más numeroso y nuestra participación garantiza los éxitos colectivos en todas las luchas.
Hacemos un llamado a la solidaridad compañeros y compañeras atendiendo que no tiene que ver la tarea que un trabajador/a estatal realice sino responder esta pregunta ¿quién es el empleador?
Creo que ante la obvia respuesta debemos solidarizarnos con los compañeros y compañeras. Esta debe ser nuestra certeza hoy y nuestro trasfondo: no solo somos trabajadores y trabajadoras de la educación somos fundamentalmente trabajadores estatales.

La agrupación Celeste está a su disposición compañeros y compañeras.
Editorial La Celeste.

Deja una respuesta