6 de Octubre: Día interamericano del agua

6 de Octubre: Día interamericano del agua

En noviembre de 1992 en la ciudad de La Habana, Cuba, tuvo lugar el XXIII Congreso de la Asociación Interamericana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental en el que se decidió instituir el Día Interamericano del Agua. Participaron en esa reunión numerosas organizaciones vinculadas a la conservación y la protección de los recursos hídricos.

 En el año 2002 se incorporó a esta iniciativa la Organización de los Estados Americanos (OEA). El Día Interamericano del Agua es una “celebración del agua en las América”. Ha servido para destacar la relación entre el agua y la buena salud, educar e influir en la opinión pública sobre su uso adecuado y eficaz y fomentar actividades relacionadas con el agua en la población en edad escolar y la comunidad en general.

El día Interamericano del Agua se celebra cada año para aumentar el conocimiento sobre la importancia del agua y para poner en alerta a gobiernos, organismos internacionales y grupo privados sobre la necesidad de mejorar el suministro de agua potable. Es una celebración que tiene como propósito principal la sensibilización de la población en la importancia de la conservación del recurso agua. Y desde la creación, las actividades han sido organizadas alrededor de varios temas.

EL EJEMPLO DE MENDOZA Y SU CUIDADO POR EL AGUA:

La semana previa a la navidad del 2019 el Poder Legislativo y Ejecutivo de la Provincia de Mendoza con el apoyo del Poder Ejecutivo Nacional actuaron en forma manifiestamente inconstitucional contra toda consideración de derecho e incluso haciendo caso omiso a miles de manifestantes que dejaron en claro el atropello que esta modificación legal implicaba a tal punto que obligaron al Gobernador a enviar un proyecto de ley que derogase la norma que el Poder Legislativo provincial acababa de aprobarle (ley 9209).

En concreto la modificación implicaba cercenar el alcance de la Ley Provincial n°7722 de Mendoza, ley modelo de la protección ambiental del recurso hídrico que ha sido tomada como ejemplo de vanguardia en la defensa de un recurso tan esencial por distintos doctrinarios y juristas ambientales nacionales e internacionales. La nueva ley flexibilizaba notoriamente las limitaciones a la explotación minera; uno de los cambios más controversiales fue habilitar el uso de cianuro y ácido sulfúrico para la minería en un territorio con seria escasez de agua.

Cualquier contaminación en fuente (zona de montaña en donde deben realizarse las explotaciones mineras) haría completamente tóxica toda el agua que baje hacia la cuenca.

Teniendo en cuenta estos perjuicios que causan en la salud estas sustancias, no solo deberían estar prohibidos en la Provincia de Mendoza, sino en todo el país. El pueblo de toda la provincia de Mendoza se manifestó en contra de la reforma para garantizar la protección del agua de esta provincia, haciendo valer su soberanía logró la derogación de la ley y así seguir cuidando el tan preciado recurso para las tierras mendocinas.

Deja una respuesta